miércoles, 3 de diciembre de 2008

Lecturas de diciembre



Desde la biblioteca os seguimos animando a leer presentando lecturas para todos los gustos. Crepúsculo de Stephenie Meyer es la primera obra de su saga de vampiros, adolescentes aterrorizados y amores prohibidos. Una obra que lleva más de diez millones de ejemplares vendidos y que ahora tiene su adaptación cinematográfica. Nada que ver con Dientes de leche de Ignacio Martínez de Pisón, una novela en la que se recorre la historia española desde la guerra civil hasta nuestros días de la mano de una familia muy peculiar. Todo lo que necesitas saber sobre el mundo de Simon Eliot es una entretenida y divertida obra divulgativa en la que, de una manera amena, el autor responde a las preguntas que todos nos hemos hecho algún día: ¿Quién inventó el váter? ¿De qué está hecho el vómito? ¿Quién descubrió el chocolate?..... Contrato con Dios de Will Eisner es la obra artística que inició el género de la novela gráfica y en la que Eisner demuestra toda su maestría para crear ambientes y desarrollar personajes.

2 comentarios:

La Profe de AMSO dijo...

Aprovecho mi habitual visita a vuestro blog para ponerme al día en recomendaciones antes de la Navidad y de paso para hacer mi aportación. El libro que os recomiendo tiene interés para profes de asignaturas como Lengua (especialmente "Taller de") o Ámbito Socio-Lingüístico, pero también os resultará atractivo a todos aquellos a los que os guste "jugar a escribir".
Se titula "El deseo de escribir. Propuestas para despertar y mantener el gusto por la escritura". El autor es Víctor Moreno y lo publica Pamiela Pedagogía (ISBN:978-84-7681-421-5).
Tiene una presentación muy sencilla y atractiva en general (si bien a veces lo pierde un poco de verborrea y cita erudita), y por eso me parece adecuado no sólo para el uso presupuesto como material didáctico, sino también como pasatiempo y disparador de ideas para aquellos a los que os guste jugar con las palabras.
Un saludo desde el IES "Gabriel y Galán" de Montehermoso.

Lourdes dijo...

Sin lugar a dudas es una historia conmovedora, narrada a través de una familia en plena época franquista.
Al mismo tiempo tiene detalles que la hacen tierna y divertida, pero en ocasiones fría y distante.
Narra la forma de pensar de antes, donde no había ninguna clase de respeto hacía las personas discapacitadas y donde se mataba a todo aquél que pensara de forma distinta que la mayoría, sin sensibilidad alguna.
Me ha gustado mucho la pequeña inquietud que acecha a Alberto ( segundo hijo); cuando la situación es estable y todos están muy felices, Alberto constantemente se pregunta ¿hasta cuándo durará ésta situación?, todo esto él lo expresa fijándose en las fotografías y tomándolas como referencia. Me gusta especialmente esta parte del libro porque pienso que nos pasa ha todos, tenemos miedo a que desaparezca la felicidad y que el tiempo acabe borrando loas buenos momentos.
Esta novela me parece muy curiosa, nos cuenta una historia de tres generaciones permitiendo que gracias a esta peculiar manera nos demos cuenta de que hay cosas que marcan a las personas para siempre, es decir, la frialdad con la que Raffaele abandona a su mujer e hija deficiente, conlleva a que sus hijos piensen que su padre es cruel no tiene sensibilidad, les ha mentido y no ha dicho la verdad voluntariamente, sino que se ha visto obligado.
Es la viva imagen de alguien egoista que no piensa en los demás simplemente en el bienestar propio, pero precisamente “tropieza dos veces con la misma piedra”, es decir , su segundo matrimonio se rompe, porque no presta atención a su hijo discapacitado.
Creo que la separación de los padres de Alberto acentúa más su inquietud, de la que he hablado antes, queriendo decir con esto, que lo que ocurra en tu familia puede marcar tu vida para siempre.
En este libro se refleja, también, que las cosas por insignificantes que sean y aunque no valgan para nada pueden tener un valor sentimental que todos debemos respetar, esto se puede apreciar en la novela con la cajita de dientes de Isabelle que Raffaele tira, sin importarle lo que significa para su mujer. Al fin y al cabo las pequeñas cosas forman la vida de las personas y sin ellas (la vida), no sería lo mismo.
El tiempo es otro factor presente en esta novela, aquél que transforma a las personas, borra promesas y desentierra los secretos.
Se lo recomiendo a aquellas personas que quieran conocer la vida en la época franquista y al mismo tiempo darse cuenta de que gestos que aparentemente no son dañinos pueden desunir una familia para siempre; es un ejemplo para que a nosotros no nos ocurra lo mismo.